Acceder

Bloque I. Mecanismo de acción de los analgésicos

Clasificación de los analgésicos: Coadyuvantes y coanalgésicos

Coordinado por: Dr. Ignacio Velazquez

Amitriptilina

Es el antidepresivo tricíclico mejor estudiado. Forma parte del grupo de las aminas terciarias y actúa inhibiendo por igual la recaptación de serotonina y de noradrenalina. Se ha demostrado su eficacia en el tratamiento de la neuropatía diabética y la neuralgia postherpética135,136.

Entre sus ventajas se incluyen un bajo coste, una tasa de respuesta similar a la de los nuevos ligandos alfa 2-delta, y un amplio perfil de indicaciones en cuadros dolorosos. En cuanto a sus desventajas, sabemos que sus eventos adversos suelen ser molestos y principalmente de tipo anticolinérgico (sequedad bucal, estreñimiento, vértigo, visión borrosa, arritmias cardíacas y retención urinaria).

La amitriptilina es el antidepresivo que mayor afinidad tiene por los receptores muscarínicos, seguida de la clorimipramina, la doxepina, la imipramina, la nortriptilina y la desimipramina. Las aminas terciarias (amitriptilina, imipramina y clorimipramina) se asocian con mayor frecuencia a eventos adversos (sedación extrema e hipotensión ortostática). Además, deben emplearse con cuidado en pacientes geriátricos con enfermedades cardiovasculares, ya que puede prolongar el intervalo QT. De todas formas, está indicado como tratamiento de primera línea en el dolor neuropático137.

Las dosis analgésicas de este fármaco son inferiores a las empleadas para el tratamiento antidepresivo. Por regla general, la dosis analgésica de amitriptilina es de 75 - 150 mg/24 h. El tratamiento se inicia a dosis bajas (10 - 15 mg al día) para facilitar la tolerabilidad, y se aumenta de forma progresiva a lo largo de varias semanas hasta alcanzar una dosis de mantenimiento. Su respuesta terapéutica tampoco es inmediata, y suele presentarse al cabo de una a cuatro semanas tras el inicio del tratamiento.

3 de 18