Acceder

Bloque I. Mecanismo de acción de los analgésicos

Clasificación de los analgésicos: Coadyuvantes y coanalgésicos

Coordinado por: Dr. Ignacio Velazquez

Otros fármacos

Toxina botulínica

La toxina botulínica (TB) es una de las toxinas biológicas más potente conocida en la actualidad. Se genera por la bacteria anaeróbica Clostridium botulinum. Se usa desde 1977 como agente terapéutico en el tratamiento de numerosos trastornos neuromusculares. Tiene una alta afinidad por la unión neuromuscular, que es el punto donde las terminaciones nerviosas motoras contienen las vesículas de acetilcolina. La TB se inyecta en el vientre muscular y actúa tanto sobre la placa motora como sobre las fibras colinérgicas del sistema nervioso autónomo. La toxina es endocitada por la neurona presináptica de la unión neuromuscular, e inhibe la exocitosis de la acetilcolina a la hendidura sináptica.

Este proceso se lleva a cabo en tres pasos:

  • Unión: Se produce la unión irreversible entre la TB y los receptores colinérgicos presinápticos. Existen distintos receptores proteicos para las diferentes neurotoxinas.
  • Internalización: Consiste en la entrada de la TB en las terminales presinápticas a través de un proceso de endocitosis.
  • Bloqueo neuromuscular: Es el tercer y último paso en el que, una vez internalizada, la toxina actúa mediante peptidasas, dividiendo a una o más de las proteínas SNARE (Soluble N-ethylmeleimide-sensitive factor attachment protein receptor) de cada neurotoxina, e inhibiendo el acoplamiento y la fusión entre vesículas y receptores157,158.

La inhibición de la liberación de acetilcolina paraliza la célula muscular y provoca un estado de denervación química. Como respuesta a dicha denervación química, el axón de las motoneuronas alfa emite hacia la célula muscular nuevas ramificaciones dendríticas de las que solo sobrevive una a los pocos meses. La reacción de los axones a la denervación química explica la pérdida de efecto de la TB y, en la práctica clínica, se traduce en un efecto terapéutico transitorio que habitualmente dura entre 3 y 4 meses158.

El uso de la TB-A como tratamiento en los padecimientos neuromusculares se ha asociado a un efecto analgésico importante. Este efecto analgésico de la TB-A se debe a una doble acción:

  • Indirecta: Modifica la actividad muscular excesiva o disfuncional, y disminuir el espasmo muscular. Los trastornos musculares distónicos mejoran con la administración de la toxina al inhibir la transmisión colinérgica de las motoneuronas alfa a nivel de la placa motora, así como la función de las motoneuronas gamma, que disminuyen el input aferente de las fibras sobre el arco reflejo de tracción.
  • Directa: Modifica la actividad de las mismas fibras nociceptivas. Varios estudios han demostrado que la TB puede reducir la liberación de neuropéptidos como la sustancia P y el péptido relacionado con el gen de la calcitonina. También suprime la liberación de glutamato y otros neurotransmisores, así como de moduladores de la función neural, como la adrenalina y la noradrenalina159,160.
14 de 18